Home CIVIL Lo que debemos saber sobre la escritura de partición de la herencia

Lo que debemos saber sobre la escritura de partición de la herencia

escritura de partición de la herencia
La escritura de partición de la herencia es un documento jurídico que sirve para acreditar el patrimonio de una persona fallecida a sus herederos. Imagen vía Freepik.es

En artículos anteriores, hemos resaltado que todo lo concerniente en materia de herencia es realmente complejo, por lo que debe ser estudiado con sumo cuidado y siempre con el asesoramiento de un experto. De hecho, existe una falsa creencia popular donde las personas piensan que al producirse un fallecimiento, de manera automática los “herederos” se harán cargo de las obligaciones, bienes y derechos del difunto.

La verdad que esto dista mucho de la realidad, es tal así que, no ocurre ni siquiera cuando existe solo un heredero. Para que la herencia pueda ser recibida por estos, se debe realizar una serie de trámites administrativos y la cancelación de algunos impuestos, de lo contrario ésta queda en un estado neutro, denominado “herencia yacente”. 

Entonces, para que un reparto de la herencia se produzca, los legatarios deben aceptarla y asumir los trámites antes mencionados, para que al final se conviertan en propietarios. Mientras tanto, no podrán tener los derechos sobre ella, por lo que tendrán prohibido vender bienes o alquilarlos, ni hacer uso del dinero dispuesto en cuentas bancarias. 

Ahora bien, para que los herederos o el heredero pueda aceptar o rechazar la herencia deberán firmar la escritura de aceptación de la herencia. Siendo este el mecanismo principal que permite recibir e integrar los patrimonios como propios. Si en fuere el caso que exista más de un legatario, en ese mismo documento servirá para el reparto de los bienes. 

En esta oportunidad,  hemos preparado este artículo para enseñarte todo lo que debes saber sobre la escritura de partición de la herencia. Te explicaremos, qué es, para qué sirve, sus características principales.

¿Qué es y para qué sirve la escritura de partición de la herencia?

Un heredero puede aceptar o repudiar una herencia de manera totalmente voluntaria. Imagen vía Freepik.es

La escritura de partición de la herencia también conocida como escritura de aceptación y partición de la herencia es un documento jurídico que sirve para acreditar el patrimonio de una persona fallecida a sus herederos.

Luego de que se produce el fallecimiento de una persona, tanto sus obligaciones, como derechos y bienes pasan a una fase de la sucesión latente, es decir, que no forma parte de ningún patrimonio. A eso legalmente se le conoce como “herencia yacente”.

Para que esto finalice, los legatarios deberán aceptar o repudiar la herencia mediante la escritura de partición del patrimonio. De esa manera, se repartirán y se adjudicarán los bienes, convirtiéndose así en nuevos propietarios. 

El despacho Heredaria, expertos en en herencia en Bilbao han realizado una pequeña lista, con las acciones que los herederos no pueden realizar sin antes concretar la escritura de partición. A continuación, se las presentamos:

  • No podrán ni vender ni alquilar los bienes
  • Tienen prohibido retirar el dinero de las cuentas bancarias del difunto 

Ahora bien, como mencionamos anteriormente los herederos están en la capacidad de aceptar o repudiar la herencia. Se trata de una acción solemne y totalmente voluntaria, es allí donde la escritura de partición de herencia toma protagonismo.

¿En qué se diferencia la aceptación y la escritura de la herencia?

Antes de que se proceda a la escritura de partición de la herencia, los legatarios deberán aceptar la herencia como principal requisito de todo el trámite. Imagen vía Freepik.es

Ahora bien, si bien es cierto que mencionamos que la aceptación y la escritura de la herencia eran conocidos como el mismo documento, es importante aclarar que aunque están relacionados entre sí, son trámites totalmente diferentes e incluso, independientes. 

Comentamos también que, aceptar una herencia es un acto totalmente voluntario e individual, donde el legatario declara que aceptará la herencia que fue dejada por el difunto. Esto quiere decir que, sin importar que existan diferentes herederos, sólo uno puede hacerlo sin la intervención de los demás. 

Por otro lado, las herencias no se pueden aceptar a medias, tampoco a plazos ni con condiciones especiales. Explicamos esto porque, así como bienes y derechos, también se reciben deudas, entonces el legatario no tiene permitido recibir sólo los bienes y rechazar las deudas. 

La partición de la herencia es el acto jurídico para dividir tanto bienes como obligaciones de la herencia entre los herederos que previamente la han aceptado, a través de la aceptación. Al finalizar este procedimiento, estos obtendrán la titularidad de los bienes correspondientes, no sin antes un previo acuerdo entre ellos. 

Entonces, antes de que se proceda a la escritura de partición de la herencia, los legatarios deberán aceptar la herencia como principal requisito de todo el trámite. 

Características de la repartición de la herencia

La partición de la herencia es el acto jurídico para dividir tanto bienes como obligaciones de la herencia entre los herederos. Imagen vía Freepik.es

Luego de la aceptación de la herencia, es necesario saldar cualquier obligación que el difunto tuviere para poder recibir los bienes y derechos. En caso de que no exista ninguna deuda y haya solo un heredero, éste recibirá la herencia una vez la haya aceptado.

No obstante, esto no ocurre todo el tiempo y muchas veces hay varios herederos, por lo que se debe proceder a la adjudicación de bienes. Para ello, existen dos formas de realizarlo:

  • Partición simple: en estos casos todos los herederos de manera igualitaria pasan a ser copropietarios de los bienes del difunto. En ese sentido, todos reciben en proporción cuotas hereditarias de los bienes recibidos. 
  • Partición propiamente dicha: como su nombre lo indica, los bienes se reparten a cada uno de los herederos, por lo que cada propiedad pertenecerá solo a un legatario. En caso de que tal reparto no pueda ser completamente equitativo, uno o varios herederos se harán cargo de los bienes y el resto recibirán una compensación. Si no hubiera dinero de por medio, la compensación será con dinero del patrimonio de los legatarios. 

Ahora bien, la escritura de partición de la herencia está conformada por un inventario de los bienes, con su descripción y su valor, así como los derechos y obligaciones del fallecido. Con esta información, se podrá determinar el porcentaje que corresponderá a cada heredero. Es por ello que este documento es quizás el más importante dentro del proceso de tramitación de una herencia.

También podría interesarte: Los mejores consejos para casarse por lo civil España

Salir de la versión móvil