Incendio en California crea infierno real

Infierno en California

Un voraz incendio en California ha estremecido todo el estado de forma sorpresiva.

El norte de San Francisco y Los Ángeles son las zonas más afectadas por los incendios en todo el estado. Ya se han perdido más de 60 viviendas, algunas de ellas de luj

Este incendio en California está ardiendo de norte a sur en otro otoño infernal. 

En solo seis días de incendios se han perdido ya más de 120 estructuras y 30.800 hectáreas, un área más del doble del tamaño de San Francisco.

Asímismo, ha sido azotados por los fuertes vientos, el intenso calor, la ausencia de lluvias y una red eléctrica precaria que podría estar detrás de las nuevas catástrofes.

De momento, 180.000 personas siguen evacuadas en todo el Estado y miles están sin luz.

El incendio más poderoso de los más de 10 que siguen activos, el conocido como Kincade Fire en Sonoma, en plena zona vinícola al norte de San Francisco,

Este incendio, ha acabado con 57 casas y 67 estructuras comerciales mientras sigue avanzando a gran velocidad merced a rachas de viento por encima de los 160 kilómetros por hora.

Su envergadura es monumental frente al que está golpeando Los Ángeles. Sin embargo, el asedio de las llamas a los barrios de ricos y famosos está acaparando más atención que ningún otro.

El incendio en California tipo Getty, bautizado así por su cercanía a uno de los museos más icónicos de la ciudad, el Getty Center ya ha calcinado ocho casas y dañado otras seis en Brentwood.

Esta es un área donde viven Arnold Schwarzenegger, Kristin Davis o Lebron James, la estrella de baloncesto de Los Ángeles Lakers.

Todos ellos dieron cuenta de la situación a través de sus cuentas de Twitter del voraz incendio en California 

El actor y ex gobernador de California, que vivió durante años con Maria Shriver y sus hijos en una mansión de la zona, pidió a sus vecinos que no se hagan los héroes y respeten las órdenes de evacuación,

Por mucho temor que tengan a perder sus mansiones millonarias. «Evacuados y a salvo a las 3.30 de la madrugada.

Si estás en una zona de evacuación, no hagas el tonto. Doy las gracias a los mejores bomberos del mundo», indicó.

El caso de James, que pagó 23 millones de dólares por su casa de Brentwood, fue un tanto más extraño por no poder encontrar hotel junto a su familia pese a su inmensa fortuna y contactos, dando vueltas en coche durante la madrugada angelina.

Los millones y los privilegios de las familias ricas no han impedido que se hayan perdido ocho casas en la zona y que otras 7.000 estén bajo amenaza de convertirse en cenizas, de acuerdo a los datos de las autoridades.

Ralph Terrazas, el jefe de bomberos de Los Ángeles, explicaba esta mañana que sus hombres están teniendo que tomar la difícil decisión de salvar una casa en prejuicio de otra contigua. 

No hay forma de llegar a todas pese a contar con 1.165 efectivos sobre el terreno.

Y más con la amenaza reinante del viento.

Para el martes por la noche se esperaban rachas por encima de los 80 kilómetros por hora en los puntos más altos de las colinas que protegen barrios como Bel Air y Westwood.

El tiempo no está jugando a su favor y de momento sólo se ha contenido un 5% del incendio.

Según Eric Garcetti, el alcalde de Los Ángeles, no lo estará «por lo menos hasta dentro de dos semanas».

De momento, se desconocen las causas del incendio que comenzó el domingo por la noche. Los matorrales en las colinas cercanas al museo se transformaron en el combustible perfecto,

Esto obligó a cortar las autopista 405 horas después, una de las principales arterias de la ciudad.

También se han suspendido las clases en los colegios de Santa Mónica y Malibú por la mala calidad del aire y las de la Universidad de California Los Angeles (UCLA).

El punto elegido por los bomberos para establecer su centro de control.

Además de la amenaza de las llamas, los vecinos han tenido que lidiar con los apagones.

En Los Ángeles, unas 3.000 personas siguen sin luz como medida de precaución para evitar más incendios, una situación que han tenido que padecer dos millones de personas al norte del estado.

El lunes por la tarde, Chad Ebert, un vecino de Brentwood de 43 años, contemplaba las llamas a lo lejos tras haber abandonado su casa.

«Es muy surrealista», le decía a un diario local. «Parece una escena sacada de una película»

Quizá te interese saber acerca de: Tiroteo en California en vispera de Halloween

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.