Preocupación en Cataluña por ataques a centros de menores inmigrantes

Preocupación en Cataluña por ataques a centros de menores inmigrantes

La policía catalana investiga el ataque de un grupo de encapuchados contra un centro de menores inmigrantes cerca de Barcelona, el segundo en una semana en esta región española donde se encendieron las alarmas ante un posible brote de «xenofobia».

El ataque se produjo en la noche del sábado al domingo en Castelldefels, un municipio costero al sur de Barcelona; cuando «un grupo de 25 personas encapuchadas entró en el centro, hizo destrozos en el edificio e intentó agredir a educadores y menores»; denunció el gobierno regional, así lo reseñó la agencia de noticias AFP.

Tres personas resultaron heridas, dos educadores y un menor que fue hospitalizado por una crisis de ansiedad, añadió.

La policía está investigando el caso, «tomando declaración a los heridos y los testigos»; aunque no ha realizado ninguna detención, afirmó este miércoles una portavoz.

Desde el ayuntamiento de Castelldefels, se circunscriben los hechos a una pelea entre los jóvenes migrantes y locales que antes se habían enzarzado en una discusión.

Pero desde el gobierno regional discrepan: «Estamos ante hechos gravísimos que tiene connotaciones racistas (…) No es una pelea entre chicos», aseguró el encargado de inmigración, Chakir el Homrani.

Te recomendamos leer: Merkel y Sánchez se reúnen para unificar criterios sobre inmigración

Asaltantes con consignas xenófobas

Preocupación en Cataluña por ataques a menores inmigrantes

Un portavoz de su departamento explicó que los asaltantes gritaron consignas xenófobas; que se repitieron al día siguiente en una concentración ante el centro contra el que se lanzaron piedras.

El miércoles anterior, en Canet de Mar, otro municipio costero al norte de Barcelona; un hombre entró armado con un machete a un centro de menores inmigrantes y amenazó a sus residentes aunque sin provocar heridos.

Y también el sábado, en Barcelona, jóvenes locales se pelearon con otro grupo de menores migrantes; según señaló este miércoles el diario El Periódico y confirmó el gobierno regional que, sin embargo, no tacha este caso de xenófobo.

Desde hace meses el gobierno de esta región del noreste de España lidia con una llegada sin precedentes de menores extranjeros no acompañados; 684 en 2016, 1.489 en 2017 y 3.742 en 2018. Para este año prevén que la cifra supere los 5.000.

En su mayoría son marroquíes que acceden a los enclaves españoles de Ceuta y Melilla al norte de Marruecos o cruzan en patera el estrecho de Gibraltar hasta la costa del sur de España; actualmente la principal puerta de inmigración a Europa.

También te puede interesar leer:

Alcalde italiano favorecía inmigración ilegal

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.