Así se convirtió Chernobyl en un destino turístico

Chernobyl
Chernobyl

Fue el escenario del peor desastre nuclear del mundo, pero tres décadas después, Chernobyl se está convirtiendo en uno de los puntos turísticos más populares del planeta. Esto después de que HBO lanzara su popular serie de televisión.

Durante los últimos años, un flujo constante de visitantes aventureros ha sido atraído al macabro espectáculo de la ciudad desierta y en descomposición alrededor de la central eléctrica.

Ahora, desde el lanzamiento reciente de la serie de HBO “Chernobyl”, el interés en el lugar donde ocurrió la horrible explosión nuclear ha aumentado dramáticamente. Así lo han dado a conocer los operadores turísticos locales.

¿Qué incluye la visita turística a Chernobyl?

Después del éxito de la serie, cómo no, alguien ha decidido sacar partido de esto y ya se ha convertido en uno de los lugares de referencia en ‘turismo de catástrofes’.

Los visitantes a esta ciudad se han multiplicado y ha aumentado un 40% las ventas de paquetes turísticos en la zona.

El pack estrella incluye visitas guiadas a los monumentos a las víctimas, un recorrido por los lugares abandonados, comida en el único restaurante abierto y hasta una visita a uno de los reactores. Y todo por el módico precio de 100 euros por persona.

El turismo inspirado en películas o series de televisión no es algo nuevo pero sí resulta sorprendente que visitar un lugar de estas características se haya convertido en uno de los destinos más deseados del momento.

La miniserie, protagonizada por Jared Harris, Stellan Skarsgård y Emily Watson, dramatiza las consecuencias del desastre.

Fue el programa de televisión mejor clasificado en la base de datos de películas y televisión, IMDB, cuando su su quinto y último episodio se emitió a principios de junio de 2019.

Más noticias interesantes aquí

Oleada de visitantes en Chernobyl

Aunque “Chernobyl” se filmó principalmente en Lituania, su éxito ha hecho que la demanda de visitas a la zona cerca del infame lugar ucraniano aumentara en alrededor de un tercio.

Situado cerca de la ciudad de Pripyat, a unos 110 kilómetros al norte de Kiev, Chernobyl es uno de los lugares más contaminados del mundo y solo se puede visitar con un guía autorizado.

Varias compañías de turismo ofrecen viajes guiados a la “zona de exclusión”, que cubre un área de más de 4.000 kilómetros cuadrados alrededor de la planta de energía nuclear.

“Hemos visto un aumento del 35% en las reservas”, dice Victor Korol, director de SoloEast, una compañía de viajes que ha ofrecido viajes a partes de Chernobyl durante dos décadas.

Los visitantes viajan en autobús al lugar, que está a unas dos horas al norte de la capital de Ucrania, Kiev.

Una vez allí, firman una exención de responsabilidad en la que se les advierte que no deben tocar ningún objeto ni la vegetación, ni siquiera deben sentarse en el suelo.

La salida del sitio también está muy regulada.

Se usan escáneres corporales para revisar los niveles de radiación. Si suena la alarma del aparato, los guardias limpian el polvo radiactivo del individuo antes de permitirle que se vaya.

Chernobyl

Congelado en el tiempo

La recompensa es el acceso a una ciudad congelada en el tiempo.

La ciudad desierta de Pripyat, que se evacuó después del accidente, es una instantánea de Europa del Este antes de la caída de la Cortina de Hierro.

La atmósfera postapocalíptica de la zona ejerce una atracción poderosa.

Los botes oxidados escoran en el río Pripyat. Una rueda de la fortuna yace inmóvil en medio de los árboles que reclaman el espacio sin tregua.

Hay restos de la vida en la antigua URSS por todas partes: libros de texto para niños, carteles de propaganda soviética.

El accidente de Chernobyl se clasificó como nivel 7, el más alto en la Escala Internacional de Sucesos Nucleares.

La iglesia de Chernobyl sigue funcionando

El recuerdo de las víctimas sigue vivo, aunque se discute la cantidad exacta.

Los registros oficiales indican que hubo menos de 50 muertos; muchos eran bomberos a los que enviaron a luchar contra las llamas en la planta de energía.

Sin embargo, en Ucrania, así como en Bielorrusia y algunas partes de Rusia, se atribuyen al accidente los defectos congénitos y el cáncer de tiroides.

En algunos estudios se relacionan unos 1,800 casos de cáncer de tiroides en niños con el accidente de Chernobyl.

Los efectos del desastre en la salud mental de los ucranianos y los habitantes de otros países también están dándose a conocer.

Se cree que la estigmatización de la población local y la reubicación de comunidades es la causa de la depresión y algunos problemas sociales.

No obstante, los visitantes esperan encontrarse con una tierra desierta, calcinada y deshabitada, pero se sorprenden cuando entran a la Zona de Exclusión.

Los trabajadores de la planta siguen viajando hacia esa zona.

La iglesia de San Elías es un sitio de adoración de color turquesa y blanco que sigue recibiendo a los feligreses.

Unas 200 personas aún viven dentro de la Zona de Exclusión a pesar de que el gobierno les ha ordenado que se vayan.

Te recomendamos leer:

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.