Home INTERNACIONAL Lo que debemos saber sobre el proceso de extradición en España

Lo que debemos saber sobre el proceso de extradición en España

Proceso de extradición

Muy en el pasado algunos criminales salían sorteados de la justicia al escapar de su país de origen, ya que los procesos penales de cada país eran totalmente independientes, es decir, los delitos que se cometían en algunos, no eran punibles en otros. Algo que hizo que muchos pudieran escapar del peso de la Ley, al huir libremente a una nueva nación. 

Como sabemos, la criminalidad no es algo que se dé solo en ciertas regiones del planeta, sino que es un mal globalizado. Por ello, para hacerle la guerra a este enemigo de la población mundial, se han tenido que establecer diferentes mecanismos legales que apliquen incluso, con independencia de fronteras. En este sentido, la extradición se ha convertido en uno de ejes fundamentales para luchar contra la delincuencia a nivel internacional. 

El proceso de extradición nace justamente para combatir contra criminalidad globalizada. Se perfilaba inicialmente como un elemento totalmente político, ya que los principales escapados de la justicia eran perseguidos políticos, debido a hechos de corrupción o abuso del poder. La idea fundamental entonces, era firmar pactos entre estados, con la intención de establecer cooperaciones judiciales y establecer armas mucho más efectivas contra la delincuencia global. 

A través de la extradición un Estado puede hacer la solicitud formal sobre la entrega de un delincuente. Este puede estar bajo proceso o condenado por un delito en específico, y la finalidad es si bien juzgarlo, o ejecutar la condena que previamente se le impuso en su país de origen o en lugar donde cometió el crimen por el cual se le imputa. Para lograr esto, una serie de expertos en extradiciones trabajan conjuntamente con las autoridades competentes para solicitar a una persona. 

Hoy en día, el proceso de extradición es uno de los instrumentos de cooperación judicial internacional más importantes y es implementado por una gran cantidad de naciones. Esto ha permitido que se materialice la obligación que tienen los Estados del mundo, de impartir “erga omnes” de la justicia, combatiendo al mismo tiempo cualquier impunidad sobre actos de criminalidad. 

¿Qué es y para qué sirve el proceso de extradición?

Como adelantamos, la extradición es un procedimiento judicial de cooperación, donde un estado solicita la entrega de una persona, con la intención de someterlo a enjuiciamiento o para que cumpla con una condena que previamente fue dictada por medio de una Resolución Judicial. La extradición está regulada a través de la Ley 4/1985 de 21 de marzo de Extradición Pasiva. 

Para que abogados penalistas puedan solicitar la extradición de un criminal, es necesario cumplir con algunos requisitos. Como por ejemplo, que se haya dictado un procesamiento de auto detección o una Resolución Judicial donde se condene a un sujeto en específico. Además, dicha condena debe ser superior a un año o por un juicio en el que culpable pueda recibir una pena superior a los dos años. 

Los procesos de extradición están basadas concretamente en convenios bilaterales o multilaterales, en el que principalmente actúan diferentes Estados, firmando acuerdos de cooperación que especifica su compromiso a cumplir diversos acuerdos para la entrega de sujetos buscados por la justicia. 

Dichos acuerdos están basados en los siguientes principios:

  • Obligatoriedad: todos los Estados que hayan firmado el acuerdo internacional, entienden y comparten derechos y obligaciones de carácter meramente obligatorio.
  • Reciprocidad: el país que requiere la extradición de un delincuente, debe actuar de igual manera sí otro Estado lo requiere
  • Doble tipicidad: las naciones involucradas deben tener tipificado en sus constitución, como delito el acto por el que se extradita a un sujeto.
  • Legalidad: todas las causas que motivan al procedimiento, deben estar totalmente expuestas en los tratados y convenios internacionales. 

Tipos de extradición en España

– Extradición Activa 

La extradición activa está establecida en los artículos 824 al 833 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal y es aquella que es solicitada por el Estado Español. Es decir, cuando nuestro sistema judicial solicita la entrega de un ciudadano a otro Estado. Y esto, se puede dar bajo las siguientes circunstancias: 

  • Ciudadanos españoles que han cometidos delitos dentro de nuestro país y se han fugado 
  • Españoles que han actuado en contra del Estado a través del extranjero
  • Extranjeros que deben ser juzgados en España por un delito cometido en el país y se encuentran en otro Estado

Para que se lleve a cabo la extradición activa, el Gobierno debe realizar la solicitud a través del Ministerio de Justicia al homónimo del país donde se encuentra el delincuente. También existen casos en los que de acuerdo al tratado vigente con la nación donde se encuentre el condenado, se puede solicitar la extradición directamente el Juez o el Tribunal que conozca la causa. 

– Extradición pasiva

En este caso, la extradición se da cuando un país extranjero solicita a España la entrega de un sujeto. Para que ello pueda darse, es necesario recurrir a la Ley de Extradición Pasiva, principalmente al lo que estipula el artículo 2: 

  • Se concederá la extradición a aquellos delitos donde las Leyes españolas y las de las parte interesada que tengan penas que no sean no menor a un año de privación de libertad
  • En caso que la extradición tuviera como objetivo ofrecer una pena o medida de seguridad no menor a cuatro meses de prisión y que los hechos también estén tipificado en la legislación española

También podría interesarte: Lo que debemos saber sobre los delitos contra la intimidad

Salir de la versión móvil