El Govern recurrirá al derecho internacional para convocar el referéndum

El Govern

El conseller de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, ha informado este martes que el Govern; anuncia convocar el referéndum del 1 de octubre con la ley del Parlament; registrada por JxSí y la CUP la semana pasada; a pesar de que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, la impugne y el Tribunal Constitucional la suspenda.

Por otra parte la conjetura es que el Gobierno; apele la ley del referéndum en cuanto sea expedida por la Mesa del Parlamento catalán, previsiblemente el 16 de agosto, fecha en la que volverá la actividad de la cámara regional. La recepción del recurso en el TC; suspenderá cautelarmente dicha ley del referéndum; hasta que los magistrados solucionen sobre la capacidad de una norma que se establece; en excepcional y suprema por encima del Estatut y la Constitución.

El Govern defiende que la ley será válida porque procede de una cámara «legítima y democrática»

De acuerdo al Gobierno, eso debería bastar para que Carles Puigdemont y Oriol Junqueras; renuncien al propósito de convocar el referéndum ilegal, pero el propósito del bloque separatista es desobedecer al TC. El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, ha explicado minuciosamente en la emisora de La Vanguardia; las fórmulas jurídicas en las que se apoyará el gobierno catalán para realizar el referéndum.

Asimismo como primera providencia, ha explicado, que se invocará al derecho internacional. Según este consejero, el principio democrático reconoce la eventualidad de celebrar una consulta y el derecho de excepción garantiza su anuncio porque «el Govern ha intentado de buena fe pactar el referéndum con el Estado».

JxSí y la CUP reconocen en el Parlament la ley del referéndum del 1 de octubre

De este modo, el ejecutivo autonómico “no desobedecerá al Tribunal Constitucional sino que obedecerá una ley aprobada por el parlamento de Cataluña, legítimo y democrático, y la pondrán en práctica», dice Rull.

También la propia regla sobre el referéndum también apela al derecho internacional en su prólogo, donde se asevera que tal legalidad describe el derecho de autodeterminación como el primer derecho fundamental y que se han dado casos de nuevos estados «sin que el ejercicio del derecho a decidir viniera motivado por el fin del imperialismo».