Lo que debemos saber sobre los procuradores en España

funciones del procurador

Desde que la civilización comenzó a formalizarse, se empezaron a aplicar una serie de normas y leyes para regular la conducta de los ciudadanos. En caso que que existiese alguna violación a las normativas de parte de estos, se aplicaban penas y multas, como mecanismo de castigo. A partir de allí, surgieron una serie de profesiones que buscaban ofrecer «representación legal» a quienes estuvieran involucrados en problemas legales. 

Una de esas profesiones tan antiguas es la de los procuradores. Esta se remonta a la antigua Roma, la cual como comentábamos aparece por necesidad de brindar representación al litigante, cuando por alguna razón justificada y demostrada, no podía asistir de manera presencial.

Sin embargo, la función del procurator romano dista mucho de la que hoy ejercen actualmente miles de profesionales. La principal función de los primeros era representar a su dominus romano y, velar, gestionar y administrar su patrimonio. En realidad ese cargo es hoy representado o conocido como «persona de confianza» al que se le da la responsabilidad de gestionar el patrimonio de familias acaudaladas.

Con el paso del tiempo el procurator romano fue evolucionando y pasó a convertirse en «Personero»; se trataba de una persona con similares funciones de gestión y representación legal, así como la de su antecesor. Estos eran nombrados por el Escribano Público (Notario en la actualidad) o por el Alcalde en función. De esa forma, se le otorgaba el título de Personero y el poder de representar legalmente a alguien, inclusive sin su presencia física. 

Hasta la actualidad, está profesión ha variado mucho, sin embargo, sigue teniendo mucha importancia dentro de marco jurídico de muchas naciones, principalmente en nuestro país. Por esa razón, hemos preparado este artículo para enseñarte las funciones de un procurador, así como otros detalles importantes. 

¿Qué es un procurador? 

Lejos de lo mencionado hasta ahora, los procuradores actuales cumplen de manera exclusiva un papel de representación legal de sus clientes ante los tribunales y los juzgados. Un procurador en sí, es un Licenciado en Derecho especializado en el procedimiento judicial o también conocido, en derecho procesal. 

La idea fundamental de los procuradores en Barcelona (por ejemplo), es de colaborar de manera directa con el sistema público de justicia y su cliente, siento este un puente formal entre los tribunales y los ciudadanos que están involucrados en situaciones judiciales. Además, su trabajo es agilizar cualquier trámite de comunicación procesal, tales como; requerimientos, citaciones, notificaciones y emplazamientos. 

Por esa razón, en muchos casos de acuerdo a la Ley de Enjuiciamiento civil y penal, es de total obligatoriedad contratar un procurador, con el fin de representar ante situaciones judiciales de gran complejidad. Ante estas situaciones, el procurador se debe encargar de examinar y realizar seguimiento a todos los escritos que se presentan en el juzgado, así como las notificaciones que se envían a los abogados.

En caso de encontrar algún tipo de error o deficiencia en estos, se los hace saber a los abogados, así como a la oficina judicial encargada, para que sean subsanados dentro de un plazo correspondiente. Por esa razón, los procuradores en Madrid, así como en cualquier otra parte de España deben estar totalmente capacitados en el Derecho procesal vigente. 

Funciones del procurador en España

qué es un procurador
La función del procurador es de representar a su cliente ante los tribunales y juzgados.

La función principal de un procurador es de representar procesalmente a su cliente ante los juzgados y tribunales en alguna situación de litigio o querella. Este a nombre de su cliente, recibirá todas las notificaciones que sean necesarias durante el desarrollo del procedimiento legal, agilizando notablemente el desarrollo del mismo. De lo contrario, el justiciable tendría que presentarte constantemente al juzgado o al tribunal para recibir las distintas resoluciones que se puedan dictar durante el transcurso de la querella. 

Es importante mencionar que, los procuradores en Valencia, así como en el resto del país, trabajan en completa relación con el abogado. Como ha sido mencionado anteriormente, su participación es prácticamente obligatoria y preceptiva en muchos procedimientos judiciales, especialmente donde el justiciable no pueda en nombre propio comparecer ante el juzgado. Sin embargo, es importante mencionar que en algunos casos no es de obligatoriedad la contratación de un procurador, sino que el abogado puede hacerse cargo de la representación de su cliente. 

Aunque, de manera general la función del procurador es de garantizar la igualdad de las parte ante procesos judiciales de alta complejidad, permitiéndole al ciudadano la posibilidad de ejercer sus derechos, por ejemplo; garantizar los trámites en plazo, interponer recursos en momentos adecuados, así como evitar la preclusión de las oportunidades procesales. 

Sin embargo, para conocer mejor las funciones del procurador, a continuación, las detallamos de manera más simple: 

  • Hacerle total seguimiento al procedimiento, verificar que todos los pasos sean respetados y mantener informados tanto al cliente como a los abogados
  • Realizar todos los trámites concernientes al procedimiento jurídico, desde; recibir y firmar los emplazamientos, así como las citaciones y las notificaciones. Además deberá asistir y responsabilizarse por todas las tareas relacionadas a la querella en representación de su cliente
  • Mantener comunicación constante con el abogado del cliente, informarle sobre los documentos e instrucciones que haya recibido de parte de las autoridades
  • Cancelar los gastos generados durante el procedimiento y dar cuenta a su cliente 

Es importante tener muy claros que las funciones del procurador distan mucho de lo que puede hacer un abogado. El primero tiene la responsabilidad de representar, mientras que el segundo asesora y defiende. Además, estos profesionales no pueden sustituirse ni intercambiar funciones, por ejemplo; un procurador jamás puede citar a testigos, ni realizar conclusiones. Así como el abogado no puede representar a su cliente en ausencia del primero. 

También te puede interesar: Consejos para implementar una estrategia de marketing para abogados