Con promesas de cambio López Obrador asume la presidencia de México

Los desafíos del nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador
Los desafíos del nuevo presidente de México, Andrés Manuel López Obrador

Andrés Manuel López Obrador tomó posesión como Presidente de México para el periodo presidencial 2018 – 2024. El mandatario saliente, Enrique Peña Nieto, le entregará la banda presidencial en una ceremonia que se realizará en el Palacio Legislativo de San Lázaro, en la capital mexicana.

El acto iniciará a las 9:00 de la mañana hora local con la juramentación de los diputados. Ya en la Cámara de Diputados, López Obrador recibirá del presidente de la Mesa Directiva de la Cámara, Porfirio Muñoz Ledo, la Banda Presidencial.

Tras colocarse la banda y realizar un juramento al tomar posesión de su cargo; López Obrador dirigirá su primer mensaje como mandatario, que durará aproximadamente una hora, ante invitados especiales, jefes de estado y representantes de 28 países.

Alrededor de las 3:00 pm se dirigirá al Palacio Nacional, donde tendrá una comida con invitados. Para las cinco de la tarde, el presidente enviará un segundo mensaje desde la Plaza de la Constitución a los simpatizantes que ahí se congreguen; y posteriormente se reunirá con pueblos indígenas que le entregarán un bastón de mando.

En su tercer intento por llegar al poder, López Obrador logró capitalizar el descontento generalizado que existía contra el sistema político tradicional en México; y los escándalos de la administración de Peña Nieto.

López Obrador se presentó como un líder contra la corrupción y los excesos de las élites empresariales; y políticas a las que llama la “mafia del poder” y logró presentar la imagen de un político sobrio.

“Logró un proyecto que equilibra tres cosas; la guerra contra el narco, la guerra contra la corrupción y la guerra contra el proyecto neoliberal que ha sido muy dañino para México”, expresó el escritor e historiador mexicano Paco Ignacio Taibo II.

Lopez Obrador tiene la misión de enmendar los errores cometidos durante la administración de Peña Nieto.

Te recomendamos leer:  Expresidente estadounidense George H.W. Bush murió a los 94 años

Contra la violencia 

Andrés Manuel López Obrador asume la presidencia de México
Andrés Manuel López Obrador asume la presidencia de México

El 2017 fue el año más violento desde que se tienen registros con 25.324 homicidios, según cifras oficiales. La campaña electoral dejó 145 políticos asesinados en menos de un año.

La expansión de los grupos delictivos dedicados al narcotráfico y otras actividades ilícitas (trata de personas; secuestro, extorsión, y un largo etcétera); ha tenido un crecimiento constante en México desde el gobierno de Felipe Calderón (2006-2012). Temas como la desaparición forzada a manos de grupos delictivos se han apoderado de la agenda de seguridad.

El aumento del número de efectivos en la lucha contra el crimen es una de las prioridades del nuevo gobierno, junto a la revisión del Poder Judicial; incluyendo a la Suprema Corte de Justicia de la Nación; y la puesta en marcha de una Secretaría de Seguridad Pública.

Tras su triunfo, López Obrador prometió cambiar la actual estrategia militar para combatir a los carteles de las drogas y la violencia.

“Más que el uso de la fuerza atenderemos las causas que originan la inseguridad”, dijo en su primer mensaje tras conocerse los resultados electorales oficiales, al referirse a la desigualdad y la pobreza, aunque no especificó detalles.

“Los grupos criminales se siguen peleando por el control de los cultivos de amapola, de la distribución de la heroína y creo que la violencia no va a mermar por un buen rato”, destacó el exagente de la Administración para el Control de Drogas (DEA) Mike Vigil, afirmando que una nueva estrategia es urgente.

Corrupción 

Tema que más rabia y hartazgo generan entre los mexicanos, la corrupción fue una parte vital de las campañas electorales y el eje por el cual López Obrador construyó su candidatura. 

Su plan para acabar con la corrupción incluye la promulgación de una Ley Federal de Combate de Conflictos de Interés; la lucha contra el lavado de dinero, la autonomía de los órganos a cargo de la pelea contra la corrupción, el “levantamiento del velo” y la transparencia de los actores privados; el ejercicio de la acción penal contra particulares por casos de corrupción, y reducir las plazas en la administración pública federal.

“Hay una mucho más alta percepción de más corrupción. Nadie puede decir cuánto, pero tuvimos escándalos que involucraban al señor presidente y a su esposa, a secretarios de Estado”, recordó Arturo Sánchez, académico del Tecnológico de Monterrey.

Economía

En materia económica hay temas más urgentes como la terminación de la desigualdad, el aumento del PIB per cápita, aumentar el estado de bienestar, la calidad de la vida y los servicios de salud y vivienda, así como atacar la pobreza alimentaria que flagela muchas zonas del país.

Revalorar el gasto público para hacerlo un instrumento del desarrollo, establecer un fondo mixto de inversión pública y privada para disparar proyectos de infraestructura, fomentar la industria y la tecnología, crear una Zona Económica Libre en la frontera con Estados Unidos y dar un nuevo impulso a Petróleos Mexicanos (Pemex) son algunos de los planteamientos de López Obrador para el crecimiento económico.

Desempleo

Según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía de México, para mayo la tasa de desocupación nacional fue de solo 3,2% de la población.

Los dos temas principales de este nuevo gobierno son el salario mínimo y la inserción laboral de los migrantes. Entre los planes está el fortalecimiento de un plan de formación profesional y capacitación para el trabajo; de un programa de certificación de competencias y habilidades, y hacer protocolos de inspección para las distintas ramas de la actividad productiva.

Politíca exterior 

Por cercanía e impacto, la relación con el impredecible presidente de Estados Unidos se vislumbra como todo un desafío. Aunque en los primeros contactos entre López Obrador y Trump ha reinado la cordialidad. El tema del muro en la frontera sur y el manejo de la migración masiva podrían explotar en algún momento.

Por otro lado, el nuevo gobierno anunció que mantendrá su colaboración en las Operaciones de Paz de Naciones Unidas; iniciadas durante el gobierno de Peña Nieto.

López Obrador ha defendido una política de no intervención en asuntos políticos de otros países. Lo que generó críticas en su momento, sobre todo en relación con Venezuela.

Nicolás Maduro asiste a la toma de posesión del 1 de diciembre, de igual forma que lo hará Riad Malki, ministro de Asuntos Exteriores de la Autoridad Nacional Palestina. Dos visitas incómodas que pondrán a prueba el liderazgo regional del nuevo presidente de México.

La representación de Estados Unidos está encabezada por Ivanka Trump, hija del mandatario, y su esposo Jared Kushner.

La migración acaparó los reflectores internacionales; por los cientos de familias que huyen de la violencia en Centroamérica; para pedir asilo en México o en Estados Unidos.

López Obrador se refirió al tema al mencionar que, bajo su gobierno; quien desee migrar lo podrá hacer por gusto y no por necesidad.

Para los expertos el nuevo gobierno debe atender las causas que provocan que México sea un país de migrantes; una nación de tránsito y un lugar de destino para muchos de ellos.

“Debe dar las condiciones y potenciar el desarrollo regional para que la gente no se vaya; debe dar garantías a todos los que quieran pasar por México; y darles un trato humanitario y apoyar a todos los extranjeros que quieran venir a México a través de un proceso legal”, agregó Santiago Oñate, político y abogado mexicano; miembro del Partido Revolucionario Institucional de Peña Nieto.

También te puede interesar leer:

Cura Español es detenido en Venezuela por abuso sexual

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.