Larry Kudlow nuevo asesor económico de Estados Unidos

LARRY KUDLOW
Nuevo asesor económico de EEUU.

El pasado miércoles, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, presentó al nuevo asesor económico de su Gobierno. Larry Kudlow será el nuevo director del Consejo Económico Nacional de la Casa Blanca. Anteriormente, era Gary Cohn quien ocupa el cargo antes mencionado.

Larry Kudlow el sustituo de Gary Cohn

Por su parte, el anterior director renunció a su cargo por estar en desacuerdo con la aplicación de aranceles al aluminio y acero. Por ende, a partir del miércoles Larry Kudlow es el nuevo asesor económica de la Casa Blanca.

A su vez, Larry Kudlow fue banquero de Wall Street. Además, se ha caracterizado por ser defensor del libre comercio. Sin embargo, aseguro que la nueva medida de aranceles podría ser una estrategia de negociación.

Sí bien, siendo un defensor del libre comercio, no sería buena idea que trabaje a la par de Donald Trump. Pues, podrían estar en constante disputa por diferencia de opiniones. Lo cierto del caso es que el presidente está considerando la elección de Kudlow.

Respecto a las diferencias de opiniones que pueden existir entre ambos, Trump aseguro lo siguiente:

«No estamos de acuerdo en todo, pero en este caso creo que eso es bueno, porque quiero tener una opinión divergente».

Por su parte, Trump aseguro que Kudlow es un hombre con mucha sabiduría e intelecto. Puntualizó que podría ser un gran respaldo durante su mandato presidencial. Además, agrego que es un hombre con mucho talento que sabrá realizar un buen trabajo.

Sin embargo, el ex banquero ya había trabajado para la Casa Blanca. Pues, durante 1980 trabajo con el ex presidente Ronald Reagan. Luego fue economista del Banco de Inversión Bearn Steamrns.

El actual presidente de los Estados Unidos finalizó su intervención agregando lo siguiente:

«Estamos de acuerdo en la mayoría de las cosas y ahora ha cambiado de opinión sobre los aranceles, y cree que pueden ser un método de negociación. Negociaré acuerdos comerciales y sin aranceles no nos iría ni la mitad de bien».