Mikhail Fridman pide al juez que lo excuse del «caso Zed», donde ha sido acusado de «reiderstvo»

Fridman sostiene que «la investigación se ha agotado» en lo que respecta a su relación con la empresa de tecnología Zed y subraya que «la Fiscalía no ha solicitado ninguna nueva medida de investigación» en el marco de las actuaciones.

El oligarca ruso Mikhail Fridman ha presentado una carta a la Audiencia Nacional española en la que solicita su exoneración en el «caso Zed» en el que ha sido nombrado acusado por los fiscales.

El multimillonario Fridman fue interrogado por primera vez en este caso a finales de octubre de 2019, por las acusaciones de que había iniciado ilegalmente un «asedio económico» a Zed World Wide, una empresa española de contenidos y servicios móviles.

Un fiscal anticorrupción sospecha que el Sr. Fridman infringió el código penal del país en 2016 en un intento de tomar el control de Zed provocando así su insolvencia. En una presentación ante el tribunal, el fiscal José Grinda González describió el supuesto ataque a ZWW como un «saqueo», señalando que «la palabra saqueador se utiliza en el ámbito de la delincuencia organizada rusa para describir el robo de un negocio». Ya sea a través de la violencia, el asesinato o el estrangulamiento económico». 

El empresario ruso era accionista y acreedor de Zed, y según el Tribunal Nacional tenía «una posición privilegiada para cualquier tipo de decisión en el grupo». También controlaba Vimpelcom, un enorme operador de telefonía móvil que al modificar los contratos con Zed provocó una importante caída en sus ingresos, lo que a su vez hizo imposible que Zed gestionara un préstamo de 140 millones de euros, en parte proporcionado por uno de los bancos controlados por Fridman.

Después de que la empresa solicitara la quiebra en junio de 2016, la gente de Fridman la compró por 20 millones de euros, «un valor muy inferior al que tenía cuando comenzaron las maniobras de bloqueo orquestadas por el Sr. Fridman», aseguran los fiscales.

Fridman afirma que la acusación en el caso se basa en “alegaciones falsas o completamente infundadas”. En cuanto a las declaraciones realizadas contra él por la Fiscalía Anticorrupción, el magnate ruso insiste en que «no dirigió ni tuvo nada que ver con un plan de saqueo ilegal (conocido en ruso como “reiderstvo”) de Zed». También se queja de que su imputación en el caso de Zed le ha causado «daños a su reputación debido al descrédito social».

Los negocios de Mikhail Fridman

Fridman

El magnate controla actualmente otro negocio español, la cadena de supermercados Dia, de la que obtuvo el control a través de su holding LetterOne en 2019, después de que el valor de mercado del minorista cayera en un 90% en 2018. La historia de esa adquisición es igualmente controvertida. El Tribunal Supremo español ha estado investigando las acusaciones de que Mikhail Fridman actuó para deprimir el precio de las acciones de Dia al tratar de tomar el control de la cadena de supermercados.

El Tribunal Supremo español ordenó al Tribunal Superior investigar las acusaciones anónimas que, según dijo, indicaban que Fridman podría haber actuado para manipular los precios, haber utilizado información privilegiada y haber dañado los intereses de los accionistas minoritarios. El documento del tribunal cita un informe policial en el que se alega que Fridman actuó de forma coordinada y concertada a través de una red de empresas para provocar una falta de liquidez a corto plazo en la empresa y desplomar el precio de las acciones antes de iniciar su adquisición.

Es inevitable comparar la similitud de los acontecimientos y las posteriores acusaciones en las historias de adquisición de Zed y Dia, lo que puede indicar una orquestación deliberada.

Se dice que tales medidas controvertidas son típicas de Fridman. La controversia, de hecho, ha sido una constante en su carrera debido a sus presuntos vínculos con el Kremlin, así como a varios casos nacionales e internacionales relacionados con negocios por los que ha sido investigado.

La revista Forbes le atribuye una fortuna de unos 16.000 millones de dólares, gran parte de la cual fue amasada como resultado de la liberalización tras la caída de la URSS y las privatizaciones posteriores. Durante años, el petróleo fue uno de los activos más importantes sobre los que Fridman construyó su imperio.

De hecho, Fridman dirigió el consorcio de empresas rusas que fletó el Prestige, el buque cargado de crudo que se hundió en el Atlántico y provocó una gran catástrofe ecológica frente a las costas gallegas en noviembre de 2002.

El magnate postsoviético también tenía una importante participación en TNK, otra empresa petrolera estatal rusa que terminó vendiendo después de graves escándalos y desacuerdos con la BP británica. «El Sr. Fridman se ganó rápidamente una reputación de matón en la sala de juntas sin miedo a enfrentarse incluso a empresas como BP, cuyo presidente ejecutivo John Browne vio horrorizado cómo los tribunales de Siberia firmaban los yacimientos petrolíferos al productor de petróleo de Alfa, TNK, a un precio irrisorio «, escribe el FT sobre él. «La fusión con las operaciones rusas de BP se convirtió en la guerra corporativa más épica de la era Putin; eventualmente, el jefe de TNK-BP Bob Dudley huyó de Rusia tras numerosas quejas de «acoso sostenido», redadas policiales y acusaciones de envenenamiento».

Junto con el petróleo, la banca y el comercio minorista son los otros pilares sobre los que ha construido su imperio bajo el conglomerado del Grupo Alfa. Bajo su paraguas se encuentran empresas de banca comercial y de inversión, las empresas de gestión de activos, los seguros, los servicios de suministro de agua, entre otras.

También te puede interesar: ¿Cuales son los actuales problemas de la banca en España?

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.