Sobre el maltrato infantil

El abuso o maltrato hacia los menores, o sencillamente conocido como maltrato infantil, se refiere a todo daño tanto físico como psicológico que afecta menores de edad. Es una peste social que es realidad en cada país del mundo, y que además es penada en España desde el año 1944.

Este mal es conocido por entes relacionados a la vida y realidad de los niños como un trato de negligencia que se realiza a propósito que quita al infante de algunos de sus derechos y su bienestar, perjudicando el correcto desarrollo físico, mental o social, los agresores de este maltrato pueden ser individuos, instituciones y la misma sociedad.

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud (OMS) posee información que revela la inquietante realidad de que hasta un 23% de los sujetos encuestados afirman haber sido víctimas en un momento determinado alguna agresión física durante la niñez.

En la actualidad han surgido tendencias más comunes en la sociedad, reflejadas como maltrato infantil, una de ellas es el acoso escolar, popularmente conocido como bullying y aunque este puede tener graves repercusiones en el agredido, tocaremos temas más penables por la ley en relación a la agresión infantil.

¿Qué debemos saber sobre el maltrato infantil ?

Entre las violaciones realizadas a menores de los 13 años de edad, se considera cuan indefenso y vulnerable es el agredido, respecto a estas edades, debido a esto, la pena por cárcel en agresiones de este tipo suelen ser más elevadas.

El Código Civil reza que todo hijo no emancipado esta bajo la jurisdicción de sus padres y son estos los responsables de respetar y hacer respetar integridad tanto física como mental de sus hijos, además de cuidarlos. Sin embargo, es una realidad que los padres tienen el derecho y potestad y acudir a las autoridades de ser necesario. Con respecto a los niños, estos deben atender obedientemente a sus representantes respetándolos en todo momento mientras estén bajo su potestad.

El código penal es bastante claro, el abandono de un menor comprende una pena de hasta 4 años de cárcel, esto de haber puesto en riesgo la vida, la integridad física o incluso la libertad sexual de menor. Esta es parte los castigos comprendidos por el no cumplimiento de los deberes legales de la patria potestad.

Esta lacra social está presente en nuestra realidad y hasta los países más desarrollados la tienen presente, ejemplo de esto es España, que en los pasados 12 años le costó la vida a un total de 77 menores, esto confirmado por los datos de la Asociación Española de Pediatría. Las penas de este mal no solo están acertadas, sino que su constante debate y desarrollo son una alternativa a la corrección de este virus de la sociedad.

También te puede interesar:

El futuro de los presos de ETA genera molestías en España

Dejar respuesta

Por favor introduce tu comentario
Por favor introduce tu nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.